15 dic. 2013

Sesiones Club de Francés



El pasado 15 de noviembre de 2013 nos reunimos los componentes del Club de Lectura en francés para comentar el libro Le diable au corps (El diablo en el cuerpo) de Raymond Radiguet.
Este libro publicado en 1925, después de la Primera Guerra Mundial, fue un gran escándalo por razones morales. Habla de las relaciones sexuales de un joven de quince años con una muchacha mayor que él, prometida y luego casada con un soldado. El autor muere pocos meses después de su publicación fomentándose así el mito del autor y de la obra. El carácter autobiográfico de esta novela ha sido desmentido por el propio autor, sin embargo existen muchas coincidencias con su propia vida.
En un principio se apuntó que, esta historia contada de otra forma hubiera parecido banal, sin embargo el autor ha profundizado en el análisis psicológico y sociológico de los personajes y fundamentalmente del narrador, lo que la hace merecedora de ser destacada.
Una de las lectoras nos señala que se trata de una obra iniciática que no solo habla de la adolescencia de un joven narrador, sino que el narrador adulto y maduro aparece en muchas de sus reflexiones. Pero, es también una novela de amor que empieza con una relación de pareja, en un principio inconsistente y luego que va creciendo con luchas internas y celos inconfesados. La infidelidad y los celos pretenden transgredir y provocar la reacción del lector.
Analizamos los personajes principales. Por un lado, el narrador que en el libro no tiene nombre (nos planteamos si es premeditado y por qué) nos parece manipulador, cínico, frío y hasta cruel a veces. Tiene unos sentimientos extremos propio de un adolescente, pero de vez en cuando hace reflexiones maduras demostrando los cambios que está experimentando. A algunas de nuestras lectoras resulta hasta antipático. Por otro lado, Marthe, la joven enamorada del narrador, es sumisa, inconsciente, se deja llevar por él. Sin embargo, ella también experimenta una evolución en el libro. En ocasiones asume libremente sus propios deseos y su sexualidad más allá de las convenciones sociales. Encarna la libertad de la juventud y su rebeldía.
Uno de los lectores decía que se apiadaba del soldado, enamorado de su mujer y burlado sin saberlo. El papel de las dos familias, una que consiente y la otra que no se entera, no es carente de irresponsabilidad. La nota de humor la dio una lectora que se asombraba de la escena de los vecinos que invitan a unos amigos para oír a Marthe y a su amante haciendo el amor, como si fuera un espectáculo.
Finalmente, nos despedimos hasta el viernes 13 de diciembre con el libro La femme cachée de Colette. 






El pasado viernes 13 de diciembre, desafiando la superstición, nos reunimos los componentes del Club de Lectura en francés para comentar el libro La femme cachée (La mujer oculta) de Colette, una recopilación de veintidós magníficos relatos sobre mujeres a la búsqueda de su propia identidad. A través de actos cotidianos y un sinfín de descripciones (de lugares, de personajes y de la propia naturaleza), la autora, una mujer adelantada a su tiempo, nos transporta a un mundo que es el suyo propio, desvelándonos la condición humana, pero fuera de toda convención social. En efecto, la mirada que nos proporciona no pretende ser moralizante, sino que solo intenta mostrar lo que ve a su alrededor. La obra de Colette eminentemente intimista, siempre tiene el don de hacerme reflexionar. Con estos relatos hemos conseguido hacerlo compartiendo puntos de vistas, a veces, divergentes.
El mes pasado, a la entrega del libro, se repartieron dos relatos a cada uno de los miembros del club, material que tenían que comentar sacando sus propias reflexiones. En la primera ronda se dilucidaron algunas interrogantes en cuanto a su comprensión, dado que el vocabulario que utiliza tiene cierta dificultad. La autora deja, de una manera implícita, que el lector llegue a su propia conclusión. Noureddine estaba convencido de que la mujer de uno de los relatos le era fiel a su marido, pero otras lectoras parecían haber entendido el relato de otra manera. Una lectora apunta que en el relato que da título al libro se podría hablar no solo de mujer oculta, sino también de hombre oculto. Colette siempre se mueve en el filo de la navaja.
Marisa apunta que en las dos historias que le ha tocado analizar, la autora ofrece un punto de vista algo machista de los personajes femeninos. En esta línea, Mari Josèphe dice que los personajes se mueven con ideas preconcebidas y clichés específicos de la sociedad de principios de siglo XX. Por otra parte, Juana y yo misma defendimos que en otros relatos los papeles se invierten y el hombre parece una mujer y viceversa. ¿Mirada sexista o no? Los relatos de Colette sí nos muestran la dualidad del ser humano, hombre y mujer.
Algunos de los relatos dejan cierto gusto amargo (La main, L’autre femme, Le cambrioleur), otros son verdaderamente trágicos (Le conseil), otros simbólicos (Le renard), otros aluden de forma encubierta a la homosexualidad (L’habitude), solo uno nos pareció más esperanzador (Le paysage). A cada uno de ellos se le podría adjudicar una premisa y una emoción, pero aquí sería demasiado largo detallarlo, y descubrir que, al final, la autora le da la vuelta a las historias, sorprendiendo al lector.
Finalmente, después de hacer una lectura conjunta de uno de los relatos más sorprendente (Le conseil), nos despedimos hasta el 10 de enero, llevándonos en los bolsillos, le petit livre de poche: La rêveuse d’Ostende de Eric-Emmanuel Schmitt.
¡Felices fiestas y a soñar!

Mercedes Ruiz Ríos (coordinadora del Club de Lectura en francés)

No hay comentarios: