12 feb. 2014

Reunión del Club Manantial



Hola a todos. Me llamo Mª del Carmen Casanova y seré la coordinadora del Club de Lectura Manantial hasta junio. Como dice Mª Carmen, soy una coordinadora en prácticas. Y como siempre hay que pagar la novatada, estaba tan preocupada por llevar bien la reunión y porque todos mis compañeros pudieran dar su opinión  que no tomé notas sobre la misma. Así que escribo de memoria.
Hablando ya de la reunión en sí, pocos fuimos los integrantes del grupo que llegamos a leer hasta la página 283 del libro Libertad de Jonathan Franzen. Al ser un libro tan extenso, se ha decidido que nos va a ocupar dos reuniones. Para la segunda reunión seguro que ya nos hemos metido en la historia de Patty y su familia.
Estamos ante un libro muy descriptivo y que disecciona el carácter de los personajes profundamente. Esto hace que la historia se haga un poquito lenta, cosa en la que muchos estuvimos de acuerdo. Por otro lado, el personaje principal de esta parte de la novela es Patty, una mujer muy insegura y muy inmadura, que en ocasiones es víctima de su familia y en ocasiones su propia inmadurez es la que la condena. Y, sin embargo, no es consciente de que la misma educación que ha recibido dentro de una familia de clase media alta estadounidense la hace comportarse con cierta arrogancia.
Su única meta en la vida es ser madre. Quiere centrar su existencia en ser madre porque, según ella, su madre es una mala madre que tiene preferencias entre sus hijos. Sin embargo, ella comete errores en la propia educación de sus hijos y su hijo Joey es su preferido, dejando a su hija Jessica, mucho más talentosa, al margen de su vida, como ella cree que hizo su madre con ella.
Estuvimos todos de acuerdo en que la maternidad y la educación de los hijos no es una tarea fácil, y sin embargo, solemos juzgar muy a la ligera quiénes son buenas madres y quienes no. En el libro vemos muchos ejemplos de madres: el de la propia Patty, el de su madre, el de Dorothy, la madre de Walter o el de la madre de Richard, que abandonó a su familia para dedicarse en cuerpo y alma a la religión.
Otro punto importante de la novela es el triángulo que forman Patty, Walter y Richard. Walter y Richard son amigos íntimos. Patty se siente muy atraída por Richard, pero éste no quiere complicaciones con las mujeres y las utiliza para su propio provecho y ya está. Así que a Patty sólo le queda Walter para poder realizar su sueño de ser madre y formar una familia. Parece que por momentos lo quiere pero nunca olvida a Richard, y en cuanto tiene la oportunidad de estar con él la aprovecha.
Hemos dejado la novela en un punto interesante: Walter, ecologista convencido, dirige una fundación que depende de una gran empresa con intereses petrolíferos y gasistas y se da cuenta de que dicha fundación no es más que una tapadera de la empresa. Tiene un plan en el que quiere involucrar a Richard. La continuación promete mucho.
Comentamos que el título de la novela poco tiene que ver con lo que cuenta y Curro nos dejó una buena reflexión: la Libertad es una entelequia, un bien supremo que es muy difícil de alcanzar en toda su plenitud puesto que nos vemos “obligados” por nuestras familias, nuestros trabajos, compromisos….

Para terminar, decir que, como siempre, Ana nos deleitó con una gran merienda, que unida a la buena compañía, hace que la tarde de este 4 de febrero sea inolvidable.

No hay comentarios: