11 jun. 2014

Push




La última reunión del club de lectura Ladrones de libros antes del paréntesis de las vacaciones de verano, giró en torno a la novela Push, obra de la escritora neoyorquina Ramona Lofton, publicada por la editorial Anagrama.
Push es una novela directa, violenta, desgarradora, brutal y sin concesiones desde la primera línea: “Me hicieron repetir a los 12 porque tuve un crío de mi padre”

Así comienza la historia de Precius Jones, una adolescente de 16 años obesa y analfabeta cuyo universo parece sacado del peor de los catálogos de los horrores: Sometida a vejaciones aberrantes por parte de su madre, violada desde los 3 años por su propio padre, expulsada del instituto por no saber leer ni escribir, y por si fuera poco, infectada con el virus del VIH.
En 150 páginas cabe mucho dolor, mucha tragedia pero también mucha esperanza y lucha. Precius es inmensa como su drama y está llena de palabras por salir. Gracias a la profesora Blue Rain, de la escuela de Enseñanza Alternativa, la protagonista descubre la escritura como medio de expresión cercano a la catarsis, y entonces se obra una maravilla, mientras Precius aprende el alfabeto toma conciencia de si misma y las cadenas que la inutilizaban van cayendo.

El libro a pesar de su dureza ha gustado mucho al grupo, todos han coincidido en afirmar que la grandeza de la historia es que se cose a base de palabras y de silencios que nos muestran un abismo bajo los pies, que son muy elocuentes y desgarradores.
 El desarrollo personal de Precius y su autoconciencia van de la mano de su proceso de alfabetización. Otro valor que el grupo le otorga al libro es como la autora va cambiando el estilo y la voz a medida que Precius va apoderándose de la poesía y de la escritura, pasando de un ritmo basado en el argot callejero hasta llegar a una voz íntima y desnuda llena imágenes y símiles. Una nueva voz llena de dignidad y esperanza.
Se debatieron largamente temas como la exclusión social, la marginalidad, el incesto, la violencia escolar y la incapacidad del sistema para responder a las necesidades de los niños en situación de riesgo.
Un tema muy recurrente y que dio pie a un acalorado debate, debido a las continuas referencias dentro de la novela a escritores clásicos afroamericanos, es el de la otra América, la de los barrios de periferias, la de los ghettos de inmigrantes.


Pese al grado de horror que hay en la novela, nos quedamos con que es un canto a la esperanza y a la no resignación, a la fuerza para afrontar los obstáculos y seguir adelante.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el resumen, Almudena, es inmejorable.
Mi lista para el año que viene:
1 El camino, Miguel Delibes.
2 Las abuelas, Doris Lessing.
3. los renglones torcidos de dios, Torcuato Luca de Tena.
4. Ultimas tardes con Teresa, Juan Marsé.
5.Los pazos de Ulloa, Emilia Pardo Bazan.

Purificación dijo...

Hola otra vez, como soy nueva en esto,
ni he puesto mi nombre. Soy Puri. Lo
intentaré de nuevo

Bibliotecas Municipales dijo...

Puri, gracias por comentar y por compartir tus propuestas para la próxima temporada.

Ana (Biblioteca)