17 feb. 2015

El Club de los Roli comenta...


Cometas en el cielo. Khaled Hosseini

Somos lo que fuimos y eso seremos
La infancia siempre es determinante en el transcurso posterior, en el viaje hacia la madurez, de todos los seres humanos. Lo que fuimos marca considerablemente lo que somos o lo que seremos en un futuro. Esto es ley de vida y Khaled Hosseini con su primera novela, publicada en el año 2003, Cometas en el cielo, así lo refleja.
El Club de Lectura Los Rolirepa iniciamos el año lector de 2015 con este apasionante viaje a  Kabul de la mano de dos niños, Amir y Hassam. Un canto a la amistad, pero también al peso de la culpa que acompaña al ser humano a lo largo de su vida, por  los remordimientos o por no tener la conciencia tranquila por algo que se ha hecho cuando eras niño.
De manera general Cometas en el cielo ha gustado a los lectores de Los Roli, aunque también se alzaron voces que no se creyeron demasiado lo que Hosseini les contaba en las páginas de su libro, que no se emocionaron en su lectura, a pesar de la crudeza de algunos momentos, o pasajes, del libro, que no dejaron indiferente a otros.
En el marco crudo de un conflicto bélico, que también marca el devenir de la historia, Cometas en el cielo también es un libro sobre las relaciones de padres e hijos, sobre todo, como los protagonistas de esta historia, que no se comprendieron demasiado durante la primera etapa de sus vidas, pero que, posteriormente, se dan otra oportunidad en un contexto y escenario diferente al que presenció la gestación de su relación.
Pero Cometas en el cielo también es un libro sobre la falsedad, sobre el hecho de haber vivido en una mentira, de la que nunca te has percatado, y que cuando descubres de su existencia te das cuenta que tu vida podría haber sido muy distinta de haberlo sabido.
Khaled Hosseini también quiere convertir Cometas en el cielo, como se expuso durante la reunión de Los Rolirepa el pasado día 14 de enero, en un altavoz para mostrar las injusticias que se cometieron en su país durante este periodo convulso; aunque también de la idiosincrasia y la cultura musulmana. Un libro que también afronta la realidad de la emigración, cuando no tienes más remedio que huir de tu país en busca de un futuro mejor lejos del fanatismo que tanto daño hace. Un empezar de cero, una segunda oportunidad, que los protagonistas del libro, Amir y su padre, saben aprovechar, aunque el pasado siempre vuelve.


La insoportable levedad del ser. Milan Kundera

Pasen y disfruten(o no) con este viaje al interior del ser humano
Filosofía, ensayo y ficción, e incluso algo de psicología, van muy de la mano, agarrados como buenos hermanos, en la lectura de La insoportable levedad del ser. Milan Kundera no ha entrado por la puerta grande en el Club de Lectura de Los Rolirepa, aunque la discrepancia de opiniones, como debe ser en un grupo tan diverso, estuvo servida. Kundera no ha tenido un término medio en Los Roli, ya que la reunión osciló entre los que no habían podido avanzar en su lectura para su conclusión, no lo habían soportado, como la levedad del ser, y los que habiéndolo concluido, disfrutaron(disfrutamos) con los momentos brillantes de este libro,  sabiendo reconocer también sus momentos infumables.
En un contexto histórico convulso y lleno de revueltas, como la vida misma, la Praga de 1968, todo un canto a la rebelión,  Milan Kundera hace una muy interesante introspección en el ser humano, en lo que lo mueve para ser o hacer tal o cual cosa. Cuatro protagonistas, Tomás, Teresa, Sabina y Franz,  llevan al lector de la mano por este  viaje turístico, en un bus panorámico, por las relaciones sentimentales de los seres humanos. Personajes libres y libertinos, opresivos y oprimidos, que anhelan o sueñan con lo que no son, con un ideal que lo tienen cerca pero que nunca logran asumir como tal, son algunos de los perfiles de los seres, que leves o no, pululan por esta historia.
La insoportable levedad del ser también es una crítica a movimientos políticos que marcaron el devenir de la historia con sus radicalismos. Un canto a la defensa acérrima de unos ideales políticos aunque, por ello, te obliguen a cambiar de vida y a dejar de  desempeñar aquello que más te gusta, tu profesión, por no comulgar o no dejar que manejen tus hilos cual marioneta.
Un libro plagado de citas para enmarcar o ponerlas en un calendario, una para cada día de la semana, del mes y del año, con la que, los que llegaron al final de su lectura, se identificaron en más de una ocasión.  Pero también un libro que se pierde por momentos, que, para algunos de los lectores del grupo, no sabe en algunos capítulos hacia dónde quiere ir, con continuos avances y retrocesos en la historia que lían un poco y dificultan su comprensión.
Leve o intensa lectura esa es la cuestión que también sembró algunos comentarios adversos durante la reunión celebrada el pasado día 4 de febrero, en la que, como ya es toda una tradición, no faltó el sabor dulce y el aroma de las infusiones. Una tarde con algunas bajas, no muchas, y con alguna nueva incorporación que sigue engrandeciendo en número y calidad la riqueza de este club de lectura.
De manera adelantada Los Rolirepa tienen una cita el día 18 de febrero para cambiar completamente de tercio con el humor descarado y crítico de Eduardo Mendoza y su Sin noticias de Gurb, que nos está deparando muchas risas durante su lectura.


Fran Ricardo (Coordinador del club)

No hay comentarios: