17 dic. 2015

El club de Ana comenta dos obras de teatro de Oscar Wilde



"Es absurdo seguir una regla a rajatabla sobre lo que se debe o no se debe leer. Más de la mitad de la cultura moderna depende de lo que uno no debería leer"

La importancia de llamarse Ernesto

"Nosotras hacemos dioses de los hombres y ellos nos abandonan. Otras los embrutecen, y ellos las acarician y les guardan fidelidad eterna"

El abanico de Lady Windermere

Y así empezamos la reunión en el club, hablando de la cantidad de frases profundas, hilarantes, divertidas y finas de las dos obras de teatro del gran Oscar Wilde. No hubo nada de quorum, se ve que la culpa la tienen las fiestas y comidas navideñas, o al menos eso quisimos pensar, ya que las dos obras gustaron mucho a los asistentes a la reunión. Empezamos comentando El abanico de Lady Windermere, todos coincidieron en que era una obra escrita para las mujeres, y que los cotilleos sobre matrimonios y las frases moralizantes no habían cambiado tanto del siglo XIX al XXI, además de resaltar el verdadero drama de la obra, bien oculto y soslayado por el humor que sirve de parapeto para disimular los verdaderos sentimientos. El amor de una madre hacia su hija, y sus deseos de llevarla por el buen camino. Terminamos de comentar la obra con Rocío y Concha que nos deleitaron con la lectura de uno de sus pasajes.

Continuamos con La importancia de llamarse Ernesto, y con que es un enredo en toda regla, idea con la que  coincidimos todos, y como tal el autor juguetea desde un principio con el nombre, pues en el título original The importance of being Earnest, la última palabra se puede confundir con otra que en inglés tiene el mismo sonido y significa serio o formal. Podemos decir que el título original es un juego de palabras intraducible al español, pero que podría ser algo como La importancia de ser honesto. 

Emplazamos la próxima reunión para el martes 19 de enero, y entregamos el libro Puerto escondido de María Oruña.

Felices Fiestas!




No hay comentarios: