11 dic. 2015

El Club Zenobia comenta "Almas grises" de Phillipe Claudel


“Por Dios santo, ¿acaso sabía yo por qué se muere? ¿Por qué se elige morir? ¿Acaso lo sé hoy?”

El grupo Zenobia se acordó de la novela “14”,  apenas unos meses leída y comentada por el grupo, el trasfondo de la primera guerra mundial también se encuentra muy presente en esta otra novela de Claudel, pero la guerra aquí se encuentra al otro lado de la montaña y al pueblo solo llegan los heridos y moribundos y permanecen “los cobardes” que se han librado de marchar al combate.
Hay dos personajes que fascinan al grupo, el fiscal y el policía que hace de narrador. Algunos los ven muy similares, dos figuras que se dibujan en paralelo: Ambos han perdido a su mujer, ambos trabajan para la justicia, ambos están amargados y terriblemente solos, dos almas tristes y grises.
¿Pero qué personajes no son grises en la obra? Por ocultar algo, por vivir en la mediocridad, la misma ciudad es gris, comenta una lectora. Solo los que mueren parece que no lo son, pero está el personaje de la maestra- comenta alguien- ella también guarda secretos y muere.
¿Muere, se suicida o la matan?
Con esta pregunta iniciamos el gran debate de la tarde, acerca de la posible culpabilidad del fiscal Destinat en cuanto a las muertes de su mujer, de la niña Belle y de la maestra.
Releemos en voz alta y comentamos el final de la novela y la parte en la que el narrador registra los cajones de la mesa del fiscal, alguien parece ver algunas claves.
 Algunos lectores dudan de sus planteamientos iniciales, así funcionan los resortes del grupo, la lectura a través de los ojos de otros nos posiciona ante diferentes perspectivas.
Josephine, la vendedora de pieles, es otro personaje digno de análisis, representa un desafío, alguien diferente que se atreve a decir la verdad. En cuanto a las otras mujeres, el grupo las define como algo etéreas.
Se habla de personajes desagradables, como el juez y el militar y el contraste brutal del banquete en el que ambos se emborrachan con la imagen del soldado torturado en el patio muerto de frío.
Algunos perdonan al policía por la muerte de su hijo, otros no, ni comprenden ni perdonan.
Como anécdota, señalar que Pilar encuentra una serie de incongruencias respecto a las fechas que establece el narrador, rebuscamos los capítulos que ella ha señalado y efectivamente comprobamos que al menos hay lugar para la duda ya que no se encuentran explicaciones lógicas ¿Fallo del autor? ¿Algún mensaje que no hemos sabido descifrar?

Tras la reunión,  el grupo se despide con el libro de Annabel Pitcher “Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea” que será comentado el próximo martes, 15 de diciembre.

Carmen Gómez (Coordinadora)


No hay comentarios: