17 feb. 2017

Los Rolis comentan "Las bicicletas no son para El Cairo", de Emilio Ferrín

Imagen via blog de "Viajero solitario"
Interesante paseo por El Cairo, pero sin bicicletas.

El escenario. El Cairo (Egipto). El tiempo, los momentos previos a las revueltas en la plaza Tahrir, en lo que se dio a conocer como la Primavera Árabe. Este es el panorama que plasma a la perfección Emilio Ferrín en Las Bicicletas no son para El Cairo, la segunda incursión del club de este club de lectura en el universo literario de la Fundación Tres Culturas.

Tras la puesta en común el pasado día 15, una misma sensación entre los asistentes a este nuevo encuentro lector, endulzado por el té y bombones de chocolate. Este es uno de esos libros que no pasan desapercibidos, que no se olvidan fácilmente. Una historia en la que cuesta entrar cuando te sumerges en su lectura porque, como la ciudad, el caos y la parsimonia reinan sus primeras páginas, en las que se comienzan a trenzar una serie de historias paralelas con El Cairo como trasfondo, pero que terminan confluyendo y encajando a la perfección como las piezas de un puzzle.

A pesar de la multitud de personajes, como Fabian Goriot, NAcira Said, Nay Mostafa o Amina, si hay una protagonista clara y evidente es la ciudad por la que deambulan ellos, dando sentido a sus historias. Gracias al día a día de todos ellos, se permite al lector una aproximación muy real y certera a la cultura y modo de vida cairota. La parsimonia egipcia, en la que parece que nada cambia, a pesar de la profunda transformación que está experimentando la sociedad. El caos de una ciudad en la que pasear en bicicleta se puede convertir en un deporte de ato riesgo. La picaresca de su gente en busca de oportunidades o de supervivencia. Los conflictos políticos, el machismo, la mujer y su lucha por prosperar en una sociedad que las oprime o las relaciones familiares y de pareja son algunos de los temas que florecen en esta primavera literaria en la que se convierte la lectura de este libro.

Y es que "Las bicicletas no son para El Ciro", se convierte en una clase magistral para aquellas personas con ganas de aprender de otras ciudades y su idiosincrasia Una amena e interesante forma de viajar sin salir del salón de casa, a la vez que te emocionas o sufres con las historias de sus protagonistas perfectamente narradas y entrelazadas a través de sus páginas, sin dejar ningún cabo suelto.

Una única pega, par evitar la perfección que todo lo destruye, que el libro mismo parece buscar el final con premura, después de haberse recreado en el comienzo y el nudo del mismo. Como di hubiera prisa por alcanzar la palabra FIN o pocas ganas de que el libro se pasase en su número de páginas. Un desenlace que no a todo el mundo ha convencido, al menos en lo que a una de las historias principales del libro se refiere. Pero, ¿qué importa?, después de este ameno paseo por las calles de El Cairo. Eso sí, sin bicicletas.

Fran Ricardo (coordinador del club)




1 comentario:

Antonia dijo...

Interesante.
Los tres libros infantiles más vendidos (el Monstruo de Colores, Monstruo Rosa y Mi Camita) son de autores españoles, y los tres tienen una marcada finalidad.
Muy interesante, leer aquí:
http://trabajos-psicologia-infantil.blogspot.com.es/2017/02/libros-infantiles-mas-vendidos-3-cuentos-de-autores-espanoles.html