19 oct. 2012

Los ROLIREPA se reunen de nuevo


Jornada de reencuentro, de vuelta al cole, para Los Rolirepa después de un fin de curso difícil, en el que, se podría decir, sin caer en la exageración ni el sensacionalismo, que nos vimos inmerso en un cataclismo de situaciones nada agradables que dejaron descolocado al grupo. Por ello era normal o sano que en la primera cita se decidieran poner las cosas en su sitio, analizar quiénes somos y dónde estamos y, lo que es más importante, hacia donde nos dirigimos.


Sin que se borrara ni un momento de nuestras mentes la ausencia-presencia de Curro y Maria Cristina, nuestras compañeros a los que el destino ha querido quitar de nuestro camino en torno a la lectura, el club tenía claro que no quería perder más señas de identidad. Por ello se acordó mantener el nombre que elegimos en su momento, Los Rolirepa(Los que Roban Libros y Regalan Palabras) y descartar la opción, ya casi oficial, de que nos denominásemos como el Club de Curro en homenaje al que fuese nuestro coordinador. La mayoría tenía claro que esta elección no hubiese sido del agrado de Curro y que lo mejor era respetar nuestra denominación original y así se ha hecho.


Pero así es la vida que lo mismo te quita que te da y el miércoles, día 17, recibimos a tres nuevos compañeros: Fran, Dory y Alicia, quienes han venido para dar un poco de aire fresco al grupo y a los que deseamos una larga estancia con nosotros. Aprovechando la ocasión para darle la bienvenida. Pero el aire fresco no dejó de entrar en este encuentro que supuso mi puesta de largo oficial como coordinador de Los Rolirepa, recibiendo la aprobación y el apoyo de mis compañeros y compañeras.


La reunión prosiguió con la tónica habitual procediendo a dar lectura de las anotaciones que en el libro de ruta había hecho Luisa Morales sobre Una lectora poco común, la lectura con la que cerramos el curso pasado y que le dio la venia a Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea de Annabel Pitcher. Un libro que gustó por unanimidad al grupo sobre todo porque la tristeza que recorre toda la historia se mezcla en todo momento con toques de humor, traduciéndose finalmente en un mensaje positivo. También se destacó el enfoque y la coherencia psicológica de cada uno de los personajes, así como lo poco previsible que puede resultar el libro en todo momentos.


El mayor protagonismo en el debate lo tuvo uno de los personajes más desdibujados del libro pero que más han marcado a los lectores: la madre y su ausencia, lo que llevó a plantear las diferentes formas que tienen los seres humanos de afrontar las desgracias, la mayoría, desde una fuerte dosis de egoísmo. Provocando también cierta discrepancia el hecho de si esta historia hubiese sido la misma si en lugar de desarrollarse en Inglaterra hubiese ocurrido en España. Hubo opiniones para todos los gustos.


El gato tampoco pasó desapercibido en el encuentro, marcándolo como la pieza clave en el desenlace de esta historia. Gracias a su muerte, se comentó el niño comprendió al padre y el padre la situación de sus hijos. Así como la diversidad de raza o religión y cómo la visión distorsionada por diferentes condicionantes sociales o personales de los mayores pueden interferir en la visión pura de un niño. Nos referimos a la relación entre el protagonista y Sunya, la niña musulmana, y como descubre aquel que no todos los musulmanes son unos terroristas.


Motivados por una historia que no nos ha dejado indiferente, algunos de los integrantes del grupo llevaron un objeto que estuviera relacionado con la historia y explicaron el por qué. No faltó la camiseta de Spiderman, una caja de tes, una taza, como en la que tomaron el chocolate los niños, el supuesto tiquet de la camiseta que Jass compró a su hermano, la imagen de una caja de Choco Pops y un libro sobre el uso del yihab, fueron los objetos que se presentaron.


El próximo reto, 84 Charing Cross Road de Helene Hanff, el primer libro epistolar para Los Rolirepa. La reunión será el día 7 de noviembre.



No hay comentarios: