28 abr. 2014

VILLA AMALIA de Pascal Quignard




El pasado viernes 25 de abril nos reunimos todos los componentes del Club de Lectura en francés para comentar Villa Amalia de Pascal Quignard, un libro que invita a la reflexión y que en su mayoría ha gustado.

Anne-Éliane, la pequeña bretona huye de una madre posesiva y absorbente. Más tarde se convertirá en una famosa compositora de música, como el padre que no ha conocido, bajo el seudónimo de Ann Hidden (escondido, en inglés). Pero, también huye de la fama prefiriendo dedicarse a la composición. A raíz de la infidelidad de su marido, deja París y rompe de forma radical con su vida de pareja y su pasado. Sin mirar atrás, deja su casa, sus muebles, sus pianos (sus objetos más queridos), cambia de ropa y hasta de peinado. En la isla de Ischia, en Italia, aprenderá a vivir con su soledad, una soledad buscada, casi deseada, que le hará descubrir otra Ann, la que perdona, la que comparte, la que no admite dejarse asfixiar por el amor. En Villa Amalia, conocerá la ternura de la hija que nunca tendrá; ser amada por aquellos a los que nunca pertenecerá y también la ausencia de un amor. Ann quiere su libertad, su soledad y su melancolía. Aprenderá a vivir como lo hacen los artistas, en el dolor y en la conciencia de sí mismos, pero sola.
Al empezar la sesión, Paco hizo una pregunta que Maribel no dudó en contestar:
“¿Por qué el autor ha titulado el libro Villa Amalia, si ese lugar solo aparece de forma puntual en el libro?”
“Para Ann es el paraíso que busca. Ha encontrado un lugar que puede rehacer a su antojo. Los lazos con las personas y las cosas, la ahogan.”
Juana no entendía bien el aislamiento y el mutismo del personaje y tuvo que recurrir a la biografía del autor en busca de respuestas. “¿Quizá los episodios de autismo que tuvo el autor durante su infancia, le hizo captar la realidad de un modo tan hermético?” Aquí, nos movemos por suposiciones que solo podría valorar un especialista, pero no le falta razón a esta lectora, el libro nos muestra un personaje que al principio puede parecer desconectado de su realidad social.
Hubo divergencias de opiniones sobre los personajes, sobre los sentimientos y la sexualidad. Los temas principales que aborda son la soledad, el amor en toda la extensión de la palabra y la amistad.

A continuación, transcribo la traducción de algunos de los comentarios de los lectores que más me han llamado la atención:
“Ann hace pensar en una crisálida, cambia de todo pero al final es la misma.”
“El libro es como la música que compone, la interpreta y luego, la analiza.”
“Ann es una persona creativa e intelectual.”
“El libro pasa por todas las estaciones: empieza en inverno, luego llega la primavera, el verano de Ischia, el otoño y de nuevo acaba en invierno. Al final del libro ella tiene 62 años.”
“Existe una simbiosis entre los personajes, unos se alimentan de otros y a veces, los sentimientos son contradictorios.”

Este libro sugiere y no dice. El autor no describe los sentimientos de los personajes; las situaciones son las que nos llevan a sacar nuestras propias conclusiones. El autor necesita de un lector activo para acabar de crear una historia que cada uno rehace a su manera. Por lo tanto, tuve la sensación de que cada uno de nosotros había creado su propia Villa Amalia.

Desde el punto de vista del estilo del autor y de la estructura del libro, tiene cierta dificultad. Marisa destacó su maravillosa prosa llena de imágenes, con abundancia de adjetivos, con saltos temporales hacia delante y hacia atrás. “Este libro necesita más de una lectura para ser apreciado en toda su dimensión”, fue uno de sus últimos comentarios.

Finalmente, analizando la soledad, llegamos a la conclusión de que:
“No podemos vivir solos, necesitamos de los demás, como animales sociales que somos.”


La próxima cita será el 23 de mayo, después de la Feria de Dos Hermanas, con La petite fille de Monsieur Linh de Philippe Claudel, otro de los grandes de las letras francesas. 

Mercedes Ruíz Ríos (Coordinadora Club de Francés)

No hay comentarios: