30 ene. 2017

El club de lectura Zenobia comenta Rue Darwin de Boualem Sansal


"No hay olvido sin auténtica memoria"

El pasado 17 de enero, el grupo Zenobia se reúne para comentar  Rue Darwin, novela  que el autor argelino Boualem Sansal, presentó  en Sevilla en el año 2013, “se trata de su obra más personal en la que ofrece un colorido retrato de su tierra natal a la que tanto ama como le desespera”.
A través de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, ha llegado esta novela  a nuestros clubes de lectura, en esta ocasión es el club de lectura Zenobia el que la comenta y, efectivamente,  coincidimos en que el autor nos muestra varias caras de su país: la Argelia francesa, la socialista y la del régimen islámico, la de la pobreza y la de la riqueza, la cara del país en  guerra por luchar por su independencia y la cara del islamismo radical que los lleva de nuevo a la lucha, “así fue como conocí que la guerra solo puede conocerse por la paz que genera”.

 Sansal entremezcla una crítica ácida con bellísimas historias  y leyendas, como la de la reina Ranavalona III,  que nos dejan sentimientos contradictorios acerca de este país.
El grupo debate acerca de los temas más presentes en la novela: La pobreza, la guerra, la familia, la historia de Argelia, la colonización de África, la prostitución, la emigración forzosa, la homosexualidad, la niñez, el miedo, el autoengaño, la renuncia de los sueños, la pertenencia a dos mundos, la búsqueda de la identidad, el debate se vuelve en muchas ocasiones apasionado, es lo que sucede cuando una novela consigue emocionar como es el caso de Rue Darwin.

Tras el análisis del  personaje central, al que identificamos con el propio autor, un personaje que camina entre dos mundos y como él mismo señala en una reflexión “Hay que ver hasta qué punto es uno capaz de mentirse”, los lectores de este club se centran en el análisis de los personajes femeninos de la obra, esas mujeres poderosas como son: Dejda, la anciana matriarca del clan, y Faiza, su sucesora. Ellas, junto con los niños, su padre,  los guardianes y criadas del falansterio representa un de las familias de nuestro protagonista.
Por otro lado están su madre y Faludya, las otras dos mujeres que comparten un secreto y han establecido un pacto de silencio, “a veces,  el silencio es la única verdad posible”. Ellas junto con sus hermanastros, emigrados a distintos lugares del mundo, son su otra familia.

Nos resulta inevitable establecer comparaciones con el libro de Juan José Millás El mundo, comentado el mes pasado, porque salvando distancias y formas, ambos parten de un personaje adulto que bucea en los recuerdos de su infancia.

Para concluir, señalar que Rue Darwin nos ha dejado la huella de esos libros que emocionan y nos hacen disfrutar del placer de la lectura de un buen libro.

Nos despedimos entregando La perla  de Steinbeck que será comentada por el grupo el mes próximo.



No hay comentarios: