17 abr. 2018

`La Tribuna´ en el club de lectura.




Los Rolis nuevamente reunidos. Esta vez para comentar "La Tribuna " de Emilia Pardo Bazán, nuestro clásico de este año.

Leer a esta escritora ha sido todo un acierto como no podía ser de otra manera tratándose de Doña Emilia; una mujer adelantada a su tiempo, una intelectual española que fue pionera con una cátedra universitaria y la primera corresponsal en el extranjero. Además fue la introductora del naturalismo francés en España.

Por ser mujer tuvo problemas para que se le reconocieran sus méritos en vida. Eso no le impidió vivir según sus convicciones. Defendió los derechos de las mujeres en sus publicaciones, en la vida pública y ejerciéndolos.

Este pequeño esbozo de la personalidad de esta escritora me sirve de introducción para desarrollar los comentarios y reflexiones del grupo.

Fue una tarde apasionante y participativa. Todos hemos valorado la calidad literaria de la novela, así también hemos expresado que no había sido fácil su lectura. El lenguaje académico mezclado con la forma vulgar de hablar de la clase más desfavorecida contribuyeron a su dificultad.

La Tribuna o Amparo es el personaje femenino que nos sirve de hilo conductor para adentrarnos en la situación política y social, marcada por la revolución de 1868. Es además un retrato vivo  y muy crítico de la Galicia del siglo XlX.

Nuestra protagonista, cigarrera y fervorosa defensora de la República reivindica las condiciones laborales, el activismo político y la paridad con el hombre en el concepto de la honra. Este tema nos lleva a la historia de amor de Amparo con un militar que la enamora y le promete casarse con ella cuando arregle sus desavenencias con su madre que tiene otros planes para él . De esta relación nace un niño. El militar no sólo no cumple, sino que abandona a La Tribuna a su suerte.

El tema amoroso es descrito con sutileza, así lo comentó una lectora muy acertadamente dentro de una descripción valiente y atrevida de la pobreza, la diferencia de clases, los prejuicios, los comités políticos en favor de la República que aseguraban una gran mejora para la clase obrera. La Tribuna era fiel asistente y difundía esos mensajes en la Tabacalera con verdadera pasión.

 La novela termina con la llegada de la República y el desastre emocional que supone para Amparo afrontar su deshonra y la crianza de su hijo sola. Según comentario de una compañera, en la introducción aparece que hay una segunda parte de la novela en la que queda resarcida la honra de La Tribuna mediante la boda de ella con el militar veinte años más tarde y propiciada por el hijo.

Después de una tarde muy participativa, nos despedimos hasta la próxima reunión que comentaremos (La mujer de verde) de Arnaldur Indridason.

Carmen Mesa (coordinadora)

No hay comentarios: