30 oct. 2013

Los Clubes de Lectura Zenobia y Manantial comentan...


Luces de bohemia / Valle- Inclán

 El grupo Zenobia se estrena esta temporada con un clásico, la obra de teatro “Luces de Bohemia”, cuya crítica mordaz a la sociedad de la época podría estar en plena vigencia en la actualidad. Comentaba una lectora cómo le llamó la atención el término “fondo de reptiles” utilizado por el Ministro, antiguo compañero de colegio de Max Estrella, al dirigirse a su secretario para que le diese al poeta algún  dinero del fondo reservado para gastos sin justificar.

Comentaba otra. “Curiosamente, esta obra serviría para analizar no sólo a la España actual, sino a Europa y al Mundo ya que todo sigue siendo una farsa y un gran teatro”.

Alguien comentaba que el mal de España es la envidia y que por ello se premia la mediocridad y se castiga al que destaca y que es algo que parece que va en los genes, salieron muchos temas de actualidad relacionados con la corrupción y muchos casos de los que actualmente se hacen eco los medios.
Una lectora comentaba su decepción porque Max sucumbe y acepta el dinero del ministro, a pesar de su rebeldía.
 Se comentó el contexto social en el que se desarrolla la obra, manifestaciones, cristales rotos, detenciones y alborotos callejeros.

Especial interés despertó el lenguaje, casi todas acudieron en alguna ocasión al glosario, si bien reconocieron que el contexto facilitaba la lectura y que sólo por curiosidad consultaban un glosario que recogía arcaísmos y voces populares.
 Una de las escenas más comentadas fue la de la cárcel y el diálogo que Max establece con el preso al que van a ajusticiar. Se habló de la muerte, muy presente desde principio a fin.

Inevitable establecer comparaciones entre Max Estrella  y  Latino de Hispalis, personaje que se hace odioso y mezquino.
Por último, se leyó en voz alta la escena en la taberna en donde intervienen Max, los jóvenes poetas y  la Pisabien, interpretada por Nina con mucha maestría.

Una vez más,  este grupo degustó las deliciosas pastas artesanas de Isabel acompañadas de infusiones durante la reunión, y cerró la misma con dos lecturas, la del cuaderno viajero y la del primer capítulo de la obra “Por amor a Judit”, próximo libro a comentar.
La nueva cita de Zenobia tendrá lugar el 19 de Noviembre a las 17 horas.




Giorgio Pellegrini,  protagonista de esta novela, sale un tanto mal parado en los apelativos que le dedican los integrantes del club: Psicópata, frío, asesino., malvado, insensible, aprovechado,….” bueno, decía Manolo, la diferencia entre él y nosotros es que él mata.”

Exmilitante de la extrema izquierda italiana en su juventud, Pellegrini regresa a Italia, tras su paso por la guerrilla en Sudamérica y la cárcel  para “regenerarse” de la única forma que él concibe, haciéndose rico y ganándose una reputación de fachada.

El análisis de este personaje, sus posibles motivaciones, el porqué de su comportamiento, su relación con las mujeres, su ausencia de sentimientos y todo lo que le atañe ocupó gran parte de la reunión.

Sirvió de ayuda la excelente y documentada introducción que aportó Carmeli sobre el caso Carlotto, en el que se vio injustamente implicado el autor del libro  yendo a parar a la cárcel para pagar una pena que no cometió.

El contexto de la novela refleja un mundo marginal poblado de gánsters, matones, policías corruptos, prostitutos, terroristas, intentando sobrevivir a base de aprovecharse unos de otros, un mundo en el que matar es algo natural. La novela no ha gustado a todos, aunque sí a gran parte del grupo que se ha dejado llevar por una historia corta, que engancha y de fácil lectura.

Especial mención para las mujeres de esta novela, al menos para las que sucumbieron a la seducción o tal vez sometimiento del protagonista y que acabaron asesinadas por él: Flora, Elsa y Roberta, todas ellas mujeres que ya habían sido engañadas, castigadas  por la vida o decepcionadas por el amor y que eran seleccionadas por Pellegrini como presas fáciles para ser usadas y tiradas.

Alguien señalaba que tal vez una persona así desentone en nuestro mundo, pero que si es posible en otra realidad.

Los debates fueron endulzados con el bizcocho casero que trajo Mª José Lozano, elaborado con la receta de las carmelitas que nos pasó Valme.

La reunión terminó con la lectura del cuaderno viajero, excelentes reflexiones y hermosas palabras de Manuel.

El club Manantial se reunirá de nuevo el 12 de noviembre para comentar. “Habitaciones cerradas” de Care Santos.




No hay comentarios: