15 nov. 2013

CLUB DE LECTURA “ MANANTIAL” Habitaciones cerradas/ Care Santos



“Los muertos tienen mucho tiempo y una paciencia infinita. Tu abuelo te esperará”

Violeta Lax  se encuentra con un enigma por resolver en la historia de su familia: el cadáver de una mujer emparedada en una antigua mansión, herencia de su abuelo, famoso pintor en la Barcelona modernista.
Así comienza la historia  que el pasado martes, 12 de noviembre comentó el club de lectura “Manantial”.

A la mayoría de los componentes del grupo les gustó esta  novela,  que se sumerge en el pasado ,desde el presente,  de la mano de un narrador,  que confiesa ser un espectro capaz de traspasar paredes y siglos sin que los protagonistas se cercioren de su presencia. Además de este narrador, la autora dispone de otros recursos como la trascripción  de cartas y correos electrónicos que se envían entre los personajes o la publicación de la ficha de catálogo de diversas obras del pintor Amadeo Lax, abuelo de Violeta.

Antes de entrar en materia la coordinadora comentó la baja del grupo de Manuel Rodríguez, quien por motivos de trabajo nos abandona una temporada, el grupo se lamentó de ello. La baja de Manuel junto con la anterior de Mercedes han supuesto la pérdida de dos miembros veteranos muy queridos, su huella permanecerá.

Los lectores comentaban que tanto el contexto histórico (parte de los hechos coinciden con los sucesos de la semana trágica de Barcelona) como las tramas familiares guardan muchas coincidencias con la actualidad. También se comentó el parecido de algunas historias con la serie televisiva “La saga de los Rius”, basada en las novelas de Ignacio Agustí: Mariona Rebull y El viudo Rius.

En cuanto a los personajes, entre los más emblemáticos resaltar a Roser, la madre de Amadeo, el propio Amadeo en su carácter peculiar de artista, sus celos y reacciones y Conchita, la criada. En cuanto al personaje de Teresa, fue tachado de mujer fría y con poca definición y peso en la novela.
A propósito de la relación entre Amadeo y Teresa  se comentaron dos escenas, la de la merienda con arroz con leche en casa de Amadeo en donde se reencuentran y la famosa noche de bodas.

Se destacó en varias ocasiones la facilidad de Care Santos a la hora de describir escenarios, objetos, ropa y enseres doméstico, casi costumbrista,  también se le reconoció la habilidad como narradora capaz de tejer un entramado de historias que van y vienen  cuyos protagonistas son una  gran galería  de personajes- por cierto, muy de agradecer la relación de los mismos al final de la novela-,  pero se la tachó de no imprimir emoción a la narración, ni siquiera en las historias de amor de los protagonistas sobre las que pasa de puntillas.

El escenario de la Barcelona de principios de siglo resultó  fascinante, los cambios urbanísticos reflejo de los cambios sociales y el ambiente de una ciudad en plena ebullición, como un protagonista más están los almacenes “El Siglo”, señas de identidad de una ciudad que ardieron  la víspera de Navidad, el mismo día que muere Mª del Roser, o “el santito” personaje que realmente existió y cuya tumba aún es visitada.

La reunión transcurrió en un par de horas que se pasaron volando, cuando ya estábamos a punto de cerrar la reunión, alguien preguntó: -¿Y el gato?, ¿Qué me decís del gato?-  el último tema de debate, con una buena dosis de humor,  se centró en un personaje un tanto olvidado: el gato que también apareció con la muerta emparedada.

El grupo Manantial se reunirá de nuevo el día 10 de diciembre para comentar: Luces de Bohemia de Valle-Inclán.



No hay comentarios: