6 nov. 2013

Visita a la Biblioteca Colombina




Dentro del programa de actividades para los clubes de lectura, una veintena de lectores pertenecientes a los clubes de lectura de la Biblioteca “Pedro Laín Entralgo” disfrutaron el pasado martes, 5 de noviembre de una visita guiada a la Biblioteca Colombina con sede en la catedral de Sevilla.

La visita duró algo más de una hora y en la misma se contó la historia de esta antiquísima biblioteca iniciada por el mismo Cristóbal Colón y  aumentada y mimada por su hijo Hernando Colón, gran amante de los libros quien dedicó la mayor parte de su vida a la compra de ejemplares antiguos y al mantenimiento de su biblioteca.
Pudimos admirar una muestra de los mismos en una exposición preparada por una de las bibliotecarias de la Institución , esta muestra expuesta en una vitrina contenía libros muy valiosos y exclusivos, como: Un manuscrito de un monje irlandés con ilustraciones del los signos del horóscopo, una Biblia escrita en cuatro columnas  en griego, latín, hebreo y arameo, un libro de horas, la historia genealógica de una familia, las maravillosas lámina de un libro de viajes que reproducía entre otras las ciudades de Sevilla y Cádiz, en resumen: Un muestrario de joyas de la Biblioteca desde los más antiguos pergaminos, pasando por incunables y otros magistralmente iluminados  que albergaba desde un manuscrito del siglo IX escrito en pergamino, hasta el libro del Padre Morgado sobre la Virgen de Valme escrito en el S. XIX.
También pudimos apreciar las impresionantes librerías de madera tallada cerradas con puertas que aun mantenían los cristales  originales y que fueron donadas por Isabel II, así como la sección de facsímiles que albergaba entre otros tesoros los libros de viaje de Marco Polo.


La visita resultó de gran interés para todos los asistentes. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Acudir a esta visita ha sido un tiempo bien empleado. Mi curiosidad e interés han sido satisfechos. Fue un viaje en el tiempo, un recorrido por la historia...me sentí ser una pequeñísima parte de ella, estar de paso como lo estuvieron todos los que nos antecedieron, y de los que solo queda lo reflejado en renglones bien ordenados, en notas en los márgenes y en hermosas ilustraciones...¡cuan pequeños y grandes somos!