25 may. 2015

"La voz dormida" comentada por el club de Lectura Zenobia




“Palabras que estuvieron siempre ahí al lado, dispuestas. La voz dormida al lado de la boca. La voz que no quiso contar que todos habían muerto.”

-         ­Leyendo este libro tenía la misma pena que cuando era chica- comentaba Rosalía , una de las lectoras del grupo- esa pena sin consuelo, de no comprender nada, de no entender porqué pasan las cosas-

Las lágrimas, la angustia y la impotencia han aflorado más de una vez con la lectura de las historias de estas presas del franquismo, unas mujeres reales y una narración cercana que conseguía que nos metiésemos en la piel de todas y cada una de ellas.
Hablamos de los personajes, casi todos mujeres, Pepita, Tensi, "la zapatones" y Tomasa, quien guardaba  una historia tan desgarradora.
Pero no todo ha sido pena, que también ha habido momentos dulces, tiernos e incluso cómicos en este libro, así una lectora nos recuerda algunos de ellos, “guiños esperanzadores” como ella los llama: Uno  es cuando Pepita y “el chaqueta negra” se van a la estación y se hacen pasar por novios que se despiden para poderse tocar y abrazar.
Se habla de otros personajes secundarios como el médico ¿cobarde?,  ¿prudente? O simplemente normal, actuando cómo la inmensa mayoría, ya que  en la vida real no hay tantos héroes, precisamente una lectora comentaba que las presas estaban idealizadas como personajes y que es imposible en la realidad que las relaciones entre ellas fueran así, pero realmente tenía que ser de esta menera en la novela ya que existe un mensaje continuo y latente: la solidaridad entre esas mujeres presas, unas por sus ideales y otras por los ideales de sus familiares, en muchos casos muertos.

Comentaba Eugenio: - en la guerra civil española no se mataba a las personas, sino a los ideales-

La novela dio mucho juego para comentar temas históricos, femeninos, relacionados con el ideario de partidos de izquierda y como no, relacionados con el amor. Se habló del amor platónico, si Pepita esperó treinta años a su marido preso ¿Estamos hablando de un amor idealizado? Las lectoras comentan que el amor de antes no es como el de ahora y aportan jugosas y divertidas anécdotas acerca de sus relaciones de noviazgo. Siguiendo con el tema amoroso, se habla también de la extraña relación matrimonial que mantenía el médico y todas coinciden en que antiguamente- y también ahora, aunque no tanto-los matrimonios de apariencia eran muy frecuentes.
Terminamos enredados en discusiones de que si el concepto de amor cambia o no con las modas y los tiempos, a vueltas con el amor idealizado una lectora sentencia con esta coplilla: “Ando buscando unas pestañas de unos ojos que me han matado
Para terminar, Rosana, leyó sus reflexiones escritas en el cuaderno viajero que pasó a manos de Nina. La próxima reunión el 16 de junio para comentar “La joven de la perla” de Tracy Chevalier.

Carmen Gómez (Coordinadora del Club)




No hay comentarios: