25 ene. 2016

El sol de los Scorta


El club “Manantial” comenta “El sol de los Scorta” de Laurent Gaudé

Prometedme que cada uno contará una cosa a mis hijos. Una cosa que haya aprendido. Un recuerdo, una vivencia”


Los Scorta tenían un mandato, contar algo de la familia a alguno de los sucesores y así lo fueron haciendo, a veces eran recetas simples de la vida como la de Rafael: “Aprovecha el sudor”, otras eran secretos guardados durante años como la larga confesión de Carmela al viejo cura calabrés para que éste la transmitiera a Anna.
Esta novela ha sido la primera novela de este año 2016 del grupo Manantial que acudió en pleno para comentarla, la reunión comenzó con una pregunta. ¿Por qué el título? ¿Qué representa el sol?
El sol es la fuerza de los Scorta, es lo que le da vida a la tierra de Apulia en donde viven, es el ciclo de las aceitunas que van sucediéndose unas a otras porque se alimentan de él.
Ya desde el principio notas el calor cuando el primer Scorta llega al pueblo para consumir un deseo con hambre atrasada.
Alguien comenta que las más hermosas escenas de esta historia tienen lugar bajo el sol.
Los temas de la novela empiezan a comentarse, apenas si se produce debate, la mayoría coincide en los argumentos.
Una historia de sentimientos profundos, la fuerza de la familia, las reminiscencias a la película de “El padrino”, la escena del banquete como el clímax de la novela, esa fotografía perfecta de grupo en la que todos son felices, algo que todos recordarían para siempre.
Los altibajos, el ascenso y el declive, como sucede en todas las casas.
Siempre hay un momento de felicidad en las familias y casi siempre lo asociamos a una comida en la que todos aportan algo.
Alguien comenta que los personajes apenas están hilvanados y que es cada lector el que se fabrica su  traje, hermosa manera de expresar que efectivamente se pueden contar grandes historias con pocas palabras, ya que este libro de poco más de doscientas páginas alberga la historia de una saga familiar de casi cien años.
Los personajes son duros porque han partido de cero y no les importa, al contrario, renacen de sus cenizas y por ello Elia quema el estanco que con tanto esfuerzo consiguieron su madre y sus tíos, y por eso Carmela y sus hermanos son desheredados por un padre al que no odian porque comprenden que gracias a este gesto se han hecho fuertes.
Hablamos también de otros personajes importantes, los dos curas en contrapunto.
Terminamos con la lectura del cuaderno, María Elena ha dibujado a Luciano Mascalzone bajo el sol acercándose a  Montepuccio con su asno.


El próximo libro a comentar juntos: Cirkus Columbia de Ivica Djikić

Carmen Gómez (coordinadora)

No hay comentarios: