17 may. 2013

Freedom=Libertad


“Se echó a la cama y lloró en un estado ante el cual cualquier otro estado anterior de su existencia era, en comparación, infinitamente preferible”, el que llora en esta ocasión es Walter, tras conocer la infidelidad de su mujer con Richard, pero la misma Patty tampoco se librará del dolor y de las lágrimas y así la ha dibujado Mª Elena en nuestro cuaderno viajero, una Patty que tan sólo después de la muerte de su padre y de haber sobrepasado los cincuenta años, parece que empieza a encontrar algunas claves acerca de cómo vivir o al menos de cómo sobrevivir.

Pocas lectoras de este grupo, apenas la mitad, han conseguido terminar la novela de 667 páginas de Jonathan Franzen, demasiada literatura y poca historia, o dicho en palabras de una de las lectoras: _” A este libro le sobran bastantes páginas”.

Las desventuras de los Berglund prosiguen a partir de la página 400 y hasta el final, a veces de manera sorprendente y otras de manera totalmente previsible, como el romance entre Walter y Lalitha.


Los temas de ecología y política se hacen aún más presente en la segunda parte del libro, el conflicto con Irak y los intereses petrolíferos de Estados Unidos, el calentamiento global, la sobrepoblación mundial, las estafas bancarias, el tráfico de armas.

Las relaciones familiares, sobre todo entre padres e hijos, también se hacen presente, analizándose el tema a través de varias generaciones y comprobándose que algunos esquemas se repiten. Y por supuesto las relaciones de pareja, las infidelidades, los miedos, las dudas, el amor y el sexo.

De toda esta temática estuvimos releyendo párrafos memorables.

El sello “made in U.S.A” se impone en más de una ocasión en comportamientos y situaciones que estamos acostumbrados a ver en el cine americano, responsable en gran medida de la imagen que tenemos de la sociedad americana.

El final de la novela no era el esperado por la mayoría, aunque sí podría llamarse un final feliz.

De nuevo nos surgió la dudad ante el título de la obra ¿Porqué “Libertad”?

Libertad para amar, “Vente conmigo,-le dice Richard a Patty-nos iremos a algún sitio y Walter tendrá su libertad”. Para vivir en un planeta libre de contaminación ESPACIO LIBRE resultó el nombre elegido para denominar la O.N.G. de Walter y Lalitha, libertad es la palabra que se usa de bandera para emprender una guerra, libertad es a lo que se refiere Walter cuando exclama: “ Todo gira en torno al problema de las libertades personales. La gente vino a este país por el dinero o la libertad. Si no tienes dinero te aferras aún más furiosamente a tus libertades”.


El próximo libro a comentar el día 18 de junio será “El país del miedo” del autor sevillano Isaac Rosa, con él cerraremos este curso de lecturas y nos despediremos hasta septiembre.

No hay comentarios: