14 nov. 2012

GRUPO ZENOBIA: El lector/ Bernhard Schlink



Los primeros comentarios hacia este libro se centraron en la figura de Michael, narrador y protagonista, se le acusaba de mostrarse igual de inseguro de mayor que de joven, se le tachó de inmaduro y egoísta, hasta que por fin se alzaron algunas voces en su defensa.

-A ver, decía una de las lectoras, yo tengo hijos de su edad, puedo comprenderlo y el hecho de que él mantuviera una relación amorosa con una mujer mayor cuando tenía quince años no lo obliga a vincularla a ella para siempre.

La relación amorosa entre Hanna y Michael ocupó la primera parte de la reunión, pero luego pasamos a otros grandes temas de la novela: La culpa en su vertiente individual y colectiva, la vergüenza, los secretos, el derecho al individualismo, el nazismo, la justicia, los choques generacionales, el anonimato de la masa.

Respecto al estilo de este autor, se comentó la facilidad para narrar tantas cosas en tan pocas páginas, su asombrosa capacidad de síntesis y la sensibilidad ante determinados hechos, parecía como si realmente los hubiese vivido.
Recordamos algunos pasajes sobre la culpa colectiva que hablaban sobre la vergüenza de un pueblo ante las acciones cometidas contra el pueblo judío.

Por supuesto gran parte del interés del grupo se centró en el personaje de Hanna, al igual que en otros comentarios que hemos realizado sobre este libro, Hanna no deja indiferente, cuanto menos provoca incomprensión, si no lástima, repulsa, admiración o miedo.

¿Se convirtió Hanna en el chivo expiatorio de una acción en la que las otras guardianas tomaron parte activa y todo un pueblo consintió pasivamente?
¿Tan importante era para ella saber leer y escribir que prefería ir a la cárcel antes de decir que era analfabeta?

Tras la lectura de esta novela, su autor -un juez alemán nacido en 1944- nos ha dejado suficiente materia de reflexión sobre el acto de enjuiciar en sí mismo. Puede resultar fácil determinar quien actuó bien ó mal desde la cómoda perspectiva del tiempo y valorando unos hechos novelados, pero la pregunta de Hanna al juez permanece flotando en el aire -¿Qué habría hecho usted?-

La reunión se despidió tras la lectura del cuaderno por parte de Mª Elena, quien además realizó una ilustración que dibujaba al grupo y que fue muy celebrada.

La próxima reunión será el 11 de diciembre para comentar “Una mujer justa” de Sandor Marai.


1 comentario:

Fran Los Rolirepa dijo...

A mí, personalmente, me gustó mucho ese libro, mucho más que la película...