22 nov. 2012

¿Un matrimonio perfecto?




El pasado lunes, día 19 de Noviembre el club de lectura Ladrones de libros se reunió para comentar la obra Un matrimonio perfecto de la escritora australiana, Elizabeth Von Armin.

El libro es un excelente relato de suspense psicológico, cuya lectura provocó en los integrantes del club sentimientos de desasosiego y angustia pero sin dejar de reconocer su valor literario. Este hecho nos llevó a determinar que la autora ha utilizado recursos eficaces para generar una atmósfera asfixiante con una prosa sutil, fresca, y con una capacidad sorprendente para indagar en las sutilizas y matices que conforman la relación de pareja.

El libro, como digo, no dejó a nadie indiferente, y es que el tema da para mucho, pero que mucho debate, una relación amorosa desde dos puntos de vista que se contraponen en absoluto: una inocente joven altamente sensible tras la muerte de su padre y un hombre experimentado con una total obsesión. A partir de aquí, mejor aspirar aire porque entras sin consuelo en una espiral desconcertante pero a la vez cautivadora.

Como no podía ser de otro modo, el personaje que acaparó todas nuestras miradas y se convirtió en el foco de la discusión fue Wemys, un hombre maduro y enérgico cuya personalidad posesiva y obsesiva se vislumbra desde el principio. A medida que avanzan las páginas el ambiente se hace más agobiante y comenzamos a mirarle con desconfianza y recelo. Alguien comentó que su presencia era tan poderosa que traspasaba las páginas del libro y llegaba hasta el lector.

Avanzada ya la sesión, nos centramos en el tema el la tortura psicológica y el egoísmo revestido de amor, y coincidimos en afirmar que Von Arnim ha plasmado muy bien la radiografía de un amor que estrangula, o como diría nuestro gran Curro amor que no libera, que encarcela.

Respecto a los rasgos comunes con Rebeca, la novela de Daphne du Marier que inmortalizó en el cine Alfred Hitchcock, se comentó fundamentalmente que coinciden en que en las dos hay una ingenua e inexperta muchacha que contrae matrimonio con un viudo que la lleva a una gran mansión donde pervive la sombra de su anterior esposa, pero también se dijo que hay muchos matices que alejan una de otra.

Gran parte de la atención del grupo se centró también en otro personaje excepcional que es la señorita Entwhistle, quien acaba aportando, además de altas dosis de paciencia y generosidad, la cordura y coherencia que le falta al resto de los personajes.

Otro tema que acaparó el debate fue la actualidad y universalidad de la obra, que aunque escrita en 1921 trata un tema plenamente actual y describe muchos de los rasgos del abuso y del maltrato psicológico que hoy en día sufren tantas personas.

La reunió se dio por finalizada tras la presentación del nuevo libro y tras la lectura del cuaderno viajero por parte del Isabel quien hizo un comentario de Tokio Blues acogido con mucho entusiasmo y muy valorado.

Nos volveremos a ver el 17 de Diciembre para comentar : Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea.

No hay comentarios: